Whatsapp alcanza los 350 millones de usuarios en todo el mundo

El caso de Whatsapp es como el del Scalextric. Un producto cuyo nombre borra del mercado a la competencia.

Lo que aport√≥ Whatsapp inicialmente no era gran cosa. Se trataba de una aplicaci√≥n similar a los SMS tradicionales, pero a trav√©s de internet y con alg√ļn gr√°fico adicional. El secreto es que peg√≥ primero, y ya se sabe que el que pega primero pega dos veces.

Hace unos meses Whatsapp tuvo un problema serio, pues comenz√≥ a exigir el pago de la aplicaci√≥n a los usuarios a los que les caducaba el periodo de prueba, circunstancia que aprovech√≥ su rival LINE para emprender una campa√Īa publicitaria muy agresiva en muchos pa√≠ses para aumentar su base de mercado, puesto que LINE es una aplicaci√≥n gratuita que dicen sus autores que siempre permanecer√° as√≠.

Whatsapp recul√≥ y extendi√≥ el periodo de prueba a los usuarios que as√≠ lo deseaban. Por esa raz√≥n de tener la sensaci√≥n de que la aplicaci√≥n es ¬ęgratis¬Ľ, los usuarios la usan sin medida.

La clave está en que después de instalar Whatsapp en el móvil, inmediatamente tienes a todos tus contactos en la aplicación. Si se instala una aplicación de la competencia, difícilmente podremos encontrar en ella a un 20% de nuestros contactos como mucho.

Ese es el secreto de Whatsapp. Se ha hecho una aplicaci√≥n √ļtil y universal. Y eso que no incluye telefon√≠a gratis a trav√©s de VoIP, cosa que s√≠ tiene su rival LINE. Tambi√©n tiene mucho que ver con su √©xito el hecho de que la aplicaci√≥n est√° disponible para distintas plataformas de software, lo cual aumenta la base de usuarios potenciales.

Seg√ļn ha manifestado en San Francisco Jan Koum, CEO de Whatsapp, la compa√Ī√≠a ya ha alcanzado la impresionante cifra de 350 millones de usuarios en todo el mundo. Lo que habr√≠a que saber es cu√°ntos de ellos han pagado su licencia, puesto que Whatsapp no tiene publicidad en la aplicaci√≥n.

Estamos seguros de que si gestionan bien sus millones de usuarios, no permitir√°n que la competencia les arrebate el trono que ostentan. Pero si se empe√Īan en obligar a sus usuarios a pagar por usar la aplicaci√≥n, incluso trat√°ndose de una cantidad rid√≠cula al a√Īo, seguramente otro competidor se encargar√° de apropiarse de el mayor n√ļmero de sus usuarios en la menor cantidad de tiempo.

 


Participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

«