¿Tu Smartphone tiene problemas de memoria?

En la era digital vivimos en la nube, literalmente. Y es que nos hemos acostumbrado a llevarlo todo  en nuestros dispositivos móviles. El teléfono móvil, la tableta, el ordenador, no importa cuál sea, pues en sus aplicaciones, apuntamos nuestros planes, ideas, citas, y en definitiva todo cuanto nos acontece.

El móvil sobre todo es nuestra agenda, cuaderno de bitácoras, calendario y archivador. Confiamos en ellos lo que nuestro cerebro no es capaz de hacer. Pero claro, por muy ordenador que sea, también a los aparatos tecnológicos les limita su memoria. ¿Qué hacemos entonces? Este problema tan frecuente tiene soluciones varias. No en vano, nuestro Smartphone es muchas veces nuestra principal o de las más importantes herramientas de trabajo.

Ampliando la memoria

Es posible aumentar la memoria del Smartphone de varias formas. Lo más normal, es añadir al teléfono una tarjeta de memoria. Pero si esto no te agrada, o prefieres otras alternativas más económicas, podemos irnos a las nubes. De hecho, es la opción preferida por muchos usuarios. Hay móviles que no permiten ampliar memoria.

Tanto si es por gusto como por necesidad, optar por la nube es una elección acertada, y es que con ella nuestros datos nos quedarán accesibles desde cualquier lugar, y además no corremos el riesgo de que se nos pierdan en caso de extravío o hurto de nuestro Smartphone. Trabajando en la nube, por otro lado, mantenemos intacta la memoria interna del móvil.

Si eres de los que prefieres los pies en la tierra, puedes plantearte ampliar la memoria de tu Smartphone con microSD. Los hay de 32 0 64 GB. Lo ideal es que cuando vayas a comprar tu smartphone, te asegures de que eliges un modelo que permita ampliar memoria y no te traiga problemas posteriormente.

Si ya es demasiado tarde y tienes un Smartphone saturado, hay algunos trucos, como vaciar de vez en cuando la caché y datos almacenados de las aplicaciones. También las actualizaciones de apps ocupan espacio, acostúmbrate a actualizarlas sólo cuando sea necesario.

Hazte con una memoria externa y pasa tus datos tales como imágenes, archivos, aplicaciones y vídeos para liberar memoria interna y evitar el incómodo mensaje de «memoria interna casi llena» que, al menos a mí, me pone de los nervios.


Participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

«