Tecnolog√≠as: ¬ŅBuscamos el dise√Īo o la funcionalidad?

Apuesto a que la pregunta del titular se te antoja extra√Īa y piensas que debo haberme vuelto loca. ¬ŅC√≥mo que si prefiero el dise√Īo o la funcionalidad en tecnolog√≠as? ¬ŅAcaso hay que elegir una opci√≥n?! Afortunadamente, ya que la respuesta es obvia, no tenemos que elegir, y disfrutamos de ambas caracter√≠sticas que nos hacen la vida no s√≥lo m√°s f√°cil, sino tambi√©n, m√°s atractiva. Por supuesto, un dispositivo tiene que resultar √ļtil y funcional, pero ¬Ņnos da igual el aspecto que tenga o nos gusta tener para elegir?

Ha nacido una tendencia en torno a la tecnolog√≠a que es el ¬ęwearable technologies¬Ľ, o tecnolog√≠a vestible. Quienes han bautizado esta moda, la entienden como una tendencia donde prima¬†todo cuanto rodea al dispositivo¬†casi tanto m√°s que el dispositivo mismo. Y es que, dado que toda tecnolog√≠a que portamos es visible a terceros, no por ir acompa√Īados de lo √ļltimo, estamos dispuestos a lucir feos. Un ejemplo cl√°sico es el reloj. Sirve para marcarnos las horas, y sin embargo, hay colores, dise√Īos, tama√Īos y modelos de lo m√°s variopinto y sofisticado para elegir.

La belleza no sólo está en el interior

M√°s que un dicho, la belleza no cuenta √ļnicamente la que poseemos en el interior, y es que si bien esto cuela en los cuentos morales, hasta en los cuentos de hadas la belleza se exhibe externamente. El exterior prima m√°s de lo que muchos somos conscientes, y de ello se nutren las ferias y dise√Īadores, para presentar lo √ļltimo en cuanto a gadgets, aplicaciones y otros a√Īadidos tecnol√≥gicos.

La vestimenta se extrapola tambi√©n al universo de la tecnolog√≠a. As√≠ que, vaya usted prepar√°ndose para ir a la √ļltima, porque ya no ser√°n exclusivamente sus hijos, su pareja o sus mascotas quienes le exijan gozar de una buena presencia. Ahora tambi√©n la tecnolog√≠a, tan arraigada en nuestras vidas y tan asentada en nuestro d√≠a a d√≠a, viene dispuesta a revolucionar nuestras costumbres. Por segunda vez. O tercera. O, ¬ŅCu√°ntas van ya? La revoluci√≥n tecnol√≥gica no tiene fin.

Componentes de pc,¬†tablets, relojes, puls√≥metros, celulares y una lista que no finalizar√≠amos en diez a√Īos, ahora de miniaturizan, se modernizan, se caracterizan y adquieren vida propia. Dotan de personalidad al dispositivo, revela nuestra naturaleza, y al tiempo, vac√≠a nuestros bolsillos.


Participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

«