Los anuncios Google nos exponen al p√ļblico

Hay personas que han llegado a quejarse alguna vez cuando ven un reportaje por la tele y creen verse caminando entre la multitud. Y la mayoría somos de esos que huimos cuando vamos por la calle y vemos una cámara de televisión. No nos gusta la fama ni la popularidad.

Pensamos que eso de la notoriedad queda reservado a las personas de la revistas y programas de glamour. Sin embargo, gracias a Google y a las redes sociales, hoy en día cualquiera de nosotros puede verse, de repente, convertido en una imagen popular. Y es que nuestras fotos, nuestra aficiones y nuestros apoyos, en realidad cualquier actividad, está a la vista de todos.

No hablamos de configurar la privacidad de nuestros perfiles, sino de algo que trasciende más allá de eso y ni nos damos cuenta. Ya sabíamos que redes como Facebook o Tuenti toman nuestras fotografías sin nuestro permiso y, a saber qué hacen con ellas después. De hecho te lo advierten cuando subes una imagen, que la red en cuestión se reserva el derecho sobre ella.

Los anuncios Google

Y aunque no est√° tan criminalizado, tambi√©n las mata callando Google. Los anuncios Google pueden hacer que tu rostro, tu nombre o tu apoyo a una causa sea exhibido sin el menor pudor por su parte, ni por supuesto, pedirte permiso para ello. No te extra√Īes si al darle a un buscador encuentras tu cara a trav√©s de Google.¬†

A este hecho consumado sólo se le aplica una excepción. Los menores de edad se libran de ser víctimas del exhibicionismo de Google, porque por defecto tienen desactivada la opción de las recomendaciones compartidas. Para los mayores la solución es, sin embargo, mucho más drástica. Sólo cabe o estar con mil ojos puestos en qué haces y qué aceptas, o ni siquiera eso, sino que has de eliminar por completo tu perfil de Google+.

La alarma ha saltado porque desde el pasado día 11 de Noviembre de 2013, Google podrá usar todos los elementos compartidos para hacer publicidad en cualquiera de sus soportes. Webs, mapas y hasta Google Play serán lugares para recoger y, más bien, para hurtar las imágenes y datos de los usuarios. La próxima vez que les del al +1, ya sabes, ten cuidado si no quieres convertirte en un hombre/mujer anuncio de los anuncios Google.


Participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

«